De funeral

Un funeral en España es una cosa muy seria, triste, íntima y familiar, huelga decirlo. Sin embargo, en Ghana es algo bien diferente. Es una fiesta pública, una celebración de la vida del difunto, un gran acontecimiento para reunirse familiares, amigos, vecinos, visitantes… Está invitado todo el que pase en ese momento por el lugar donde se celebra.

Suceden siempre en fin de semana para que todo el mundo pueda participar sin miedo a los excesos y para que lleguen a tiempo quienes se desplazan desde las regiones remotas. Esto explica parte de los atascos que se viven en el país los viernes por la tarde.

Personas subidas en camiones descubiertos, con bafles a todo trapo, empiezan a dar vueltas por las calles de la ciudad anunciando el inicio del responso. Motoristas con trapos colorados recorren los lugares por los que no pueden entrar los vehículos grandes. Carteles en todas las esquinas anuncian el evento. Nadie escapa a los ecos de un funeral.

Da igual cuando la persona fallezca. El cadáver se conserva en la morgue hasta el fin de semana… hasta que la familia reúne los fondos necesarios para organizar el acto y hasta que hay hueco libre en la iglesia de turno para oficiar los servicios religiosos correspondientes. No es fácil, no se crean.  Christian Kofi Ahadjie murió el 13 de enero, tras una larga enfermedad, a la edad de 80 años, y fue enterrado con todo los honores el sábado 3 de marzo en la localidad de Tefle, en el área de Sogakope, apenas a una hora de nuestra casa.

Los festejos de su última celebración se recordarán bastante tiempo. Arrancaron un jueves y se prolongaron hasta el martes siguiente. Christian era un hombre querido. Se trataba del padre de David Ahadjie, a quien ya he presentado en otras ocasiones, porque es el amigo que nos invitó a su boda y el responsable de turismo de Ada Foah.

Manutención

Los funerales mueven mucho dinero en Ghana, como toda fiesta que se precie. En primer lugar, la familia que lo organiza tiene que acomodar a todos los invitados. Y por supuesto, proporcionarles refrigerio, lo que incluye bebidas y comidas durante varios días. También, hay que pagar el transporte de los pastores que dirigen las distintas misas y dar alguna propina para las bandas de música. Por eso, en un sitio bien visible se sitúa la mesa o la urna para las donaciones. Esto significa que toda aquella persona que pase por el funeral debe dirigirse a ella para colaborar en los gastos.

A veces, se entrega un sobre para introducir una cantidad de dinero. Dependiendo del lujo del funeral y del capital del invitado, así se espera la contribución. Una vez que esta se ha efectuado, con el sobre marcado con el nombre y apellidos del donante, un speaker desvela por megafonía la identidad y la cantidad aportada. Si el resultado satisface a la audiencia, será correspondido con vítores y aplausos.

Afortunadamente, este era un funeral más discreto y el speaker sólo pronunció nuestros nombres para hacer evidente nuestra presencia. Como es habitual, saludamos a la concurrencia levantándonos de la silla y haciendo un leve giro de la mano, a la par que esbozando una ligera sonrisa, imitando el estilo de las autoridades locales en los actos oficiales.

Decoración

Uno de los costes importantes del funeral es la decoración del escenario, incluida la iglesia. Para ello, se utilizan globos, guirnaldas, flores de papel y banderitas de colores. Se parece a algunos cumpleaños infantiles en España. También es necesario colocar fotos de la persona difunta en todos los lugares imaginables. La foto debe hacerle justicia y representar un momento alegre de su vida. No lo olviden. Estamos aquí para festejar que la persona va a reunirse con Dios, no para llorar. No es extraño encontrar fotos de una persona fallecida con 75 años de cuando tenía 20 y tocaba el saxofón o de cuando jugaba al fútbol en el equipo del pueblo o de cuando se graduó en la escuela o de aquellos momentos, insisto, que se consideren relevantes en su vida. Christian aparecía representado con un sombrero de ganadero, en una de las imágenes que más le gustaba.

También se entrega un libreto profusamente ilustrado, con la biografía del difunto, oraciones dedicadas por la familia y el programa de actividades para los días que dure el funeral. Nadie puede dudar de que todo está bien organizado.

Otro coste añadido es el maquillaje y preparación del cadáver. Hay personas especializadas por todo el país y Ruth, nuestra mamá postiza, paciente de Elena y nuestra suministradora de pescado -también tiene un restaurante que sirve comida para todo tipo de reuniones-, se dedica a ello. Acicala con pericia, aplica colorete, polvos de talco y todos los productos que tiene a su disposición para dejar presentable al muerto. Realiza su trabajo con mimo artesanal. No en vano, su obra presidirá durante varios días los festejos. No vale cualquier cosa. Ella tiene un catálogo de muestras, como cualquier profesional del ramo.

El cadáver se viste con ropas adecuadas. Nadie debe irse al otro barrio con andrajos, sino con toda la dignidad posible. Varias tiendas se dedican a ello. El endeudamiento de las familias con los funerales es considerable, como pueden suponer, y aún deben sumarle los recuerdos del difunto para todos los invitados.

Gastos colaterales

En otro orden, es importante destacar el vestuario de los invitados. Si el muerto tiene menos de 70 años, acudirán de negro riguroso y la fiesta será menos alegre. Si el muerto ha superado esa edad, vestirán de rojo y blanco y se entregarán a la algarabía. Uno, que no estaba avisado de esta circunstancia, pensaba que una camisa y un pantalón negros bastarían para todas las celebraciones. Craso error. Elena volvió a usar el Ashanti Fashion Dress, multiusos, y volvió a acertar.

Los momentos estelares del acontecimiento se graban en vídeo y la familia también correrá con los gastos del correspondiente documental, así como con los servicios fotográficos. Todo se cuida al detalle.

Los funerales también son muy importantes para Radio Ada, donde saben que colaboro. De hecho, son la principal fuente de alimentación de la emisora. Se cobra por palabras, como las esquelas en los periódicos en España. La tarifa es baja, no se crean: 49 palabras por unos dos euros al cambio. Ya he contado en otras ocasiones que la radio aquí es el elemento fundamental de comunicación entre personas, familias y pueblos. Los periódicos apenas se leen, las televisiones brillan por su ausencia e Internet es un lujo al alcance de muy pocos. Así que a diario acuden personas a la emisora a poner sus esquelas radiadas. En función de los posibles de cada familia, el anuncio se repetirá una, dos, tres o las veces que se contraten.

La vaca

Asimismo, es fundamental el ataúd y esto supone el gran dispendio, entre 700 y 1.000 euros al cambio. En función de la profesión, aficiones o intereses del difunto la caja tendrá un diseño u otro. El barrio de Teshie de Acra está ocupado por artesanos fúnebres que tallan un coche, un elefante, una cafetera o cualquier objeto, animal o motivo que recuerde al fallecido. Elegirlo fue una de las últimas voluntades de Mr Christian. Esta tradición se inició en 1951 y es uno de los elementos distintivos de Ghana.

El padre de David se decantó por una vaca. Rosácea y muy lograda, la verdad sea dicha. Las personas invitadas estaban autorizadas a acercarse, tocarla, fotografiarse con ella y hacerla partícipe de la fiesta. Las flores y coronas -de plástico, aquí no crecen naturales. El calor las asesina- estaban alrededor.

En el momento del entierro, la vaca también es sepultaba. En este caso, se abrió un pequeño debate sobre si debían serrarle o no las patas, por aquello de la profundidad del hoyo. Al final, por respeto al difunto, no se mutiló el ataúd, sino que se hizo un esfuerzo en el cementerio y, bajo un calor asfixiante, superior al que hayamos sentido en cualquier momento desde nuestra llegada al país, Christian Ahadjie fue enterrado dentro de su vaca entera. Y todos tan contentos.

Por suerte, llevamos tiempo aquí. Si alguien nos hubiera invitado a un funeral a nuestra llegada, hubiéramos ido tres, cuatro o cinco días, estaríamos emocionados y nos daríamos con un canto en los dientes. Pero qué quieren, ahora llega el fin de semana y lo que Elena y yo queremos es irnos a la playa, tomarnos una cerveza y desconectar del día a día. Así de simples somos. Por eso la noticia del fallecimiento del padre de David la recibimos como un marrón. Nos causó pesar, por supuesto, es un buen chaval, una persona con la que siempre podemos contar y lo más parecido a un amigo que tenemos por aquí. Así que vaya por delante nuestro sincero pésame. Así se lo transmitimos. Pero después de las condolencias, vino el programa cultural. Y David, ansioso por transmitirnos todas sus tradiciones, no iba a dejarnos fuera de tan magno evento. Nos escaqueamos todo lo que pudimos y sólo acudimos unas horas el sábado, en los momentos solemnes.

En casa, hemos sufrido funerales eternos, oficiados en la Iglesia de Pentecostés que tanto me gusta citar en estos posts. Como digo, pueden empezar por la tarde un jueves o un viernes y terminar un domingo o un lunes al mediodía… sin interrupción. Lo que significa que están toda la noche dándole a la matraca. Vatios y vatios sin control con los grandes éxitos del momento. Está claro, los funerales son una fiesta y nosotros unos ignorantes por no unirnos a estas celebraciones de la eternidad. Al tercer día resucitó de entre los muertos, no lo olviden.

El funeral del padre de David resultó más entretenido que la boda. Fue más divertido, con más horas de música y con mucha más gente con ganas de pasarlo bien. Aprendimos una buena lección. ¿Por qué no despedirse de este mundo con alegría? Desde luego, allí nadie parecía afectado. No había lágrimas, sino muchas ganas de disfrutar y mucha confianza en que el muerto estaría mejor en la Gloria del Señor, lugar al que sin duda se dirigía. No me extraña que esperen al fin de semana para estas celebraciones y que constituyan una de las actividades sociales y de ocio más apreciadas por la población local. Merecen la pena.

Anuncios

17 comentarios on “De funeral”

  1. Mª Luisa dice:

    “una celebración de la vida del difunto” cuánto tenemos que aprender de África y sus gentes. Gracias Ángel, por contarlo.

    • ángel gonzalo dice:

      Gracias tronka, pero yo sí que aprendo. Necesitaría más tiempo para asimilarlo todo… Menuda tralla de país, gentes y continente. Bs y mil gracias

  2. Teresa dice:

    Francamente interesante y curioso, me ha gustado mucho leerte.
    Algo así me gustaría a mi para mi funeral, pero en versión corta, es decir, unos cuantos amigos y familiares tomando copas y tapas y contando anécdotas sobre mí, “mira que era cabezota” o “te acuerdas la mala leche que tenía cuando se cabreaba”… y alguna fotito mía por ahí, a ser posible que me deje en buen lugar (que una ha resultado no ser muy fotogénica).
    Un besote para ti y otro para Elena.

    • ángel gonzalo dice:

      Sí, la verdad es que estas tradiciones son curiosas… Una cajita para ustedes en plan punto y coma sería divertido… Y divertido es afrontar la muerte con este optimismo. Esta gente es la leche. Muchas gracias y muchos besos. Que no eres fotogénica? Culpa del fotógrafo. Y qué hacemos disertando de estas cosas con la guerra que nos queda por dar?

  3. Sonia dice:

    Has vuelto a dejarme con la boca abierta y ansiosa de mas lectura…una vez mas impresionante…
    Un beso Sonia

  4. Noelia dice:

    Ola yo no se que decir, me quedé impresionada. Llamazme antigua y/o tradicional pero yo prefiero los funerales a la española. Besos

    • ángel gonzalo dice:

      Pues la verdad es que a mí esto me ha impresionado. Y no me importaría que el día que me fuera al otro barrio mi gente montara un espectáculo así, una fiesta para recordar, pero ya sabes, para gustos… Un beso fuerte.

  5. Tesa dice:

    Menudo fiestón, Angelito. Lo mejor, la vaca. He ampliado la foto y es una pasada, la decoración y esas flores … muy kitsch. Y me encanta tu manera de contarlo, con mucha chispa.

    A mí me gustaría un entierro con humor, música y buen rollo, pero reconozco que no sería capaz de celebrarlo así si el muerto es alguien que amo.

    Disfruto mucho de tus crónicas y de las fotos que amplio antes de leer y a veces después para comprobar detalles.

    Besos,

    • ángel gonzalo dice:

      Sí, cuesta pensar en una fiesta cuando se va alguien a quien quieres, pero aquí me han demostrado que es posible. Además de la vaca, he visto elefantes, coches, vasijas, figuras de todo tipo como féretros… Y los trajes con los que visten son impresionantes. Es una pena que no pueda hacer fotos mejores. Lo de Internet aquí es imposible. Un amigo fotoperiodista que está de visita ahora nos ha dado algunos consejos, pero es muy difícil. Muchos besos y mil gracias!

  6. majolopo dice:

    Te sigo en twitter ,porque hace años ,estuve por ahi,y no podia entender muchas cosas ,pero si estaba fascinada.
    De todas formas es todo demasiado crazzy.
    Me gusta como lo cuentas porque yo tambien lo veia de esa manera,te deseo mucha suerte ,mucha energia y muchas gracias por compartirlo.
    Majolopo

    • ángel gonzalo dice:

      Muchas gracias. La verdad es que este país es tremendo. No soy capaz de asimilar tantas cosas. Me alegro de compartir estas experiencias. Un beso fuerte

  7. Carmen dice:

    Hola, Ángel. Estupendo reportaje…con ganas de estar con ustedes. Mañana exponemos nuestra pequeña presentación sobre nuestro viaje a Ghana, a los niños de 4º del colegio de Giulia. Va a ser ella la que lo va a exponer. Intentaremos enviároslo. Besotes de Giulia y Carmen, también de José que hoy se ha ido a Madrid.

    • ángel gonzalo dice:

      Buenísima noticia. Cuánto me gustaría colarme por una ventanita y ver la exposición. Muchos besos, muchas gracias y mucha suerte!!! Hasta pronto.

  8. J dice:

    Me dejas con ganas de más, Angelito. Ya sé que con el calor es difícil, pero yo te pediría una segunda parte. Un abrazo desvelado.

    • ángel gonzalo dice:

      La segunda parte sería dentro de la vaca… Y aún queda. En serio, hoy tenemos otro funeral, por un chaval de 35, el ambiente es distinto… Aunque ya están sonando las trompetas… Anda, vente a contarlo con nosotros…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s