Africa connection

En la mayoría de países africanos la corrupción es un modo de vida para sus gobernantes y legiones de funcionarios que han asumido como normal beneficiarse o beneficiar a personas de su grupo étnico cuando se encuentran en situaciones de poder. Estas élites y camarillas desprecian a su población que observa atónita cómo sus recursos naturales o públicos se despilfarran sin que les lleguen apenas las migajas. La llama que ha encendido la primavera árabe en el Norte de África y Oriente Próximo podría alcanzar a todos los corruptos del continente y de más allá. La ciudadanía sabe ahora que el cambio es posible.

Ser político en África era -y en muchos lugares todavía es- una de las pocas profesiones en las que un africano puede medrar y enriquecerse. El poder económico y las infraestructuras siguen en poder de los blancos, si no directamente como en la etapa colonial, sí a través de grandes transnacionales –que explotan los ricos recursos de cada región- o instituciones financieras internacionales –como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional- que, con sus normas imposibles y la exigencia de los pagos de la deuda externa, ahogan las economías de los países empobrecidos, año tras año.

Además, en una escala más baja, los prolongados retrasos a la hora de hacer efectivas las nóminas de los propios funcionarios y la burocracia de los trámites administrativos provoca que los sobornos sean un medio para sobrevivir en buena parte de África y una práctica generalizada para lucrarse con servicios públicos gratuitos.

Demasiados ejemplos

El continente está plagado de ejemplos. Ha ocurrido (y ocurre) en la República Democrática del Congo, en Zimbaue, en el no Estado de Somalia, en Nigeria, en Costa de Marfil, en Sudáfrica, Mozambique, Malawi, en Libia o en Etiopía –incluso en los tiempos de la hambruna que conmocionó al mundo-.Y es especialmente escandaloso en Guinea Ecuatorial, donde la familia Obiang goza de grandes lujos y privilegios, enormes cuentas y productos financieros con muchos ceros a la derecha en bancos europeos gracias a los pozos de petróleo de su país, mientras la población languidece.

La combinación de recursos naturales abundantes, intereses de empresas y gobiernos de países ricos, una descolonización apresurada, gobiernos locales autocráticos y dictatoriales, tensiones étnicas, golpes de estado y conflictos armados –la lista es interminable en los últimos 50 años- ha convertido la corrupción en endémica.

El camino de Ghana

Ghana, avalada por su estabilidad democrática en una región pobre y convulsa, intenta invertir esta tendencia, aunque aún le queda mucho camino por recorrer. Según la organización Transparencia Internacional (TI), que mide entre otros aspectos el grado de corrupción de un país, Ghana ocupa el 8º lugar de África Subsahariana, con una puntuación de 3,9 sobre 10, empatada con Italia y en el puesto 69 de los 183 países auditados. -España, sin ir más lejos, tiene una nota de 6,2; sólo una décima por encima de Botswana. Como saben, la cultura del pelotazo, las concesiones de licencias de edificación y el tráfico de influencias también tienen un largo y reciente arraigo en nuestra tierra-. El Banco Mundial opina que Ghana es el mejor país de África Occidental para hacer negocios.

Sin embargo, los casos de corrupción, sobre todo relacionados con comisiones derivadas del negocio del petróleo aparecen denunciados con frecuencia en la prensa. Según las últimas encuestas de TI, para la población ghanesa, los partidos políticos son las instituciones más corruptas. Y por encima de ellos, la policía. Para combatir esta situación, el Gobierno ha desarrollado un entramado legislativo y un marco legal alabado por observadores internacionales. No parece suficiente. El 79% de los ghaneses consideran corrupto su sistema judicial. Mi experiencia en el país, en la única ocasión en la que he requerido los servicios de la policía, los políticos y los leguleyos dan la razón a estas estadísticas: estaban todos conchabados y el amiguismo pesó más que la justicia.

Nuevo juzgado en Ada

Recientemente, asistí a la inauguración de la nueva sede del juzgado de mi distrito, Dangme East, en la Greater Accra Region. Bajo un sol demoledor –se me van acabando los adjetivos para describir el calor cotidiano- se concentraron las fuerzas vivas de la región y las más altas instituciones del Estado.

Allí estaban las autoridades religiosas, policiales, educativas, sanitarias, los chiefs locales, el chief regional, los miembros del parlamento por esta circunscripción, representantes de las asociaciones jurídicas, el magistrado que ejercerá en este juzgado, el presidente del Tribunal Supremo y la “Jefa de la Justicia / Chief Justice” de Ghana, Georgina Teodora Woode, en ausencia del presidente de la República –de viaje durante esos días en Canadá-, máxima autoridad del país.

Junto a ella y para no deslucir el acto, se hizo traer en autobuses a un centenar de estudiantes. Como en Radio Ada no hay muchos medios, aprovechamos que uno de estos vehículos pasaba por nuestra puerta para unirnos a la comitiva y ahorrarnos el transporte.

Eventos eternos

Llegamos poco antes de las 9:45 am, hora prevista de inicio del acto, aunque no arrancó hasta las 11 am sin que a nadie pareciera importarle, salvo al bafono –hombre blanco en dangme– que daba muestras de impaciencia. Para pasar el rato, a alguien se le ocurrió repartir cocos, lo que no deja de ser una estupenda costumbre.

Se Inició la ceremonia con una oración, como casi todos los actos, comidas y demás saraos aquí. La presencia de la religión en Ghana, como en muchos países de África, es abrumadora.  Sólo en mi pueblo -8.000 habitantes- hay unos 15 templos cristianos –y puede que me deje alguno- y una pequeña mezquita. Las diferentes ramas: presbiteriana –mayoritaria-, evangelista, baptista, pentecostés, católica, adventista, testigos de Jehová, anglicana… llenan aforo los sábados y domingos.

En los días laborables tienen misas, catequesis, estudios bíblicos y reuniones similares. Por si fuera poco, los funerales se celebran casi siempre en fin de semana –los cadáveres se conservan en la morgue hasta el viernes- y se convierten en tres días de celebración. La agenda religiosa marca la agenda social.

En fin, que el pastor, cura o sacerdote terminó y cedió la palabra a las distintas autoridades, que fueron desgranando discursos sobre la importancia de la justicia, la democracia, la transparencia, la lucha contra la corrupción y la necesidad de la confianza de la población en las instituciones. Nadie parecía prestarles mucha atención.

Un mensaje singular

Hablaron todos, precedidos de un maestro de ceremonias, que presentaba al interlocutor en inglés y en dangme, con adjetivos pomposos, recogiendo sus méritos y logros… hasta que le llegó el turno a ella, la única mujer –al menos la superior de todos los demás- la “Jefa de la justicia”.

Ninguna persona debe pagar ningún soborno ni hacer ningún regalo a ningún funcionario judicial para que influya favorablemente en un caso que le implique. Ningún juez puede aceptarlos. Esto es absolutamente ilegal y está perseguido por la justicia”. La contundencia de su advertencia lleva implícito el mensaje de que estas situaciones no son aisladas. En ese momento, los asistentes esbozaron una sonrisita, miraron para otro lado y empecé a escuchar ligeros murmullos… ¡Es como si les hubieran pillado en falta!

Juicio farsa

Una vez que terminaron los discursos, el nuevo edificio se inauguró con la celebración de ¡un juicio falso!

El Parlamentario de la región y el Chief de Ada hicieron de acusados, y como tal se colocaron en el estrado que les correspondía; el representante de la asociación de juristas –un picapleitos de tres al cuarto de cuyo nombre no quiero acordarme- ejerció de abogado defensor; el fiscal del distrito, en su papel; el juez, en el suyo, y la sala abrió sus puertas a curiosos y periodistas que abarrotábamos la sala.

Incluso había agentes de la policía que ante los comentarios del público mandaban callar con toda la seriedad del mundo: ¡order in the Court!

El juicio falso duró algo más de una hora y los acusados resultaron absueltos. ¡Se les acusaba en broma de corrupción!

Los asistentes posaron entonces para diferentes fotos de familia y la Chief of Justice dio por concluido el acto largándose apresuradamente.

Anuncios

8 comentarios on “Africa connection”

  1. Rosa dice:

    No se les puede negar que tienen sentido del humor, de mal gusto, vale, pero …

  2. Andrés dice:

    Hola Angel, compañero, ¿Has leido ya La Mascara de Africa de Naipaul? Cuenta algunas de estas cosas: religión hasta en la sopa, creencias animistas, caos, naturaleza que se resiste a dejar de ser exuberante,…Por cierto, en paralelo con otros estoy pintando el cuadro del arrabal ghanés. Cuando lo tenga en un estado digno te mandaré una foto de él a tu email de yahoo. Un fuerte abrazo,

    P.D. ¿Por curiosidad, podrías decirnos los grados de temperatura que hizo en el acto judicial?

    • Hola, Andrés:

      Estoy leyéndolo en estos momentos y tiene mucho que ver con las cosas que estamos viviendo.

      Lo del cuadro suena estupendamente. Por favor, mándame la foto cuando lo tengas. Seguro que es genial.

      La temperatura durante el evento de inauguración era de 34º, pero lo peor no era eso, sino la humedad del 84%. Eso es lo realmente agobiante. Afortunadamente, llevamos dos días buenos, con una humedad más baja, y se agradece.

      Un abrazo fuerte y muchas gracias.

  3. Tesa dice:

    Hola, Angelito, lo primero entra en mi blog para refrescarte con una foto de nieve. ¿Cómo puede vivir la gente con esas temperaturas? Tú y tu chica podéis. Os admiro.

    A medida que te voy leyendo tengo más claro que no podría estar en tu lugar, no soporto el calor, me desmayo, y después de lo que me cuentas en el otro post sobre la comida, uf, mis dos puntos débiles. Incapacitada para África, mal que me pese.

    En cuanto a la corrupción, ya es endémica en mucho estados y a punto de ser tolerada en otros como por aquí como un mal que va parejo al cargo, es un lacra. Y obscena e inmoral cuando a quien robas es a los que no tienen casi nada.

    Ahí se rieron con su falso juicio, aquí en muchos casos se libran del juicio y son aplaudidos y votados por los mismos a los que roban. Un mundo raro, este.

    Me encanta seguir tus peripecias. Un abrazo,

    • Hola, compa.

      Pues sí, la gente vive con estas temperaturas y encima soy un privilegiado por tener un ventilador siempre cerca. A la mayoría les toca soportarlas a pelo. Afortunadamente, hace dos días llegó el harmattan, un viento que arrastra la arena del sáhara y cubre todo el Golfo de Guinea. Este viento arenoso crea una capa de protección frente al sol y aunque el ambiente es polvoriento (se joden los objetivos de las cámaras, fatal para quien tiene lentillas, la ropa tendida se ensucia enseguida) resulta que baja la humedad. Seguimos a más de 30º pero los niveles de humedad bajan hasta el 60%. La gente de aquí dice que esto es frío!!!! En fin, otro choque cultural más.

      Sí, la comida no es muy variada y el clima es asfixiante… pero todo depende de lo que quieras pagar por ello. Si uno quiere gastarse más dinero, puede llevar una dieta más variada y puede encontrar aire acondicionado, y prácticamente todo lo que quiera. Vivimos a tres horas de la capital donde hay un gran centro comercial muy parecido a cualquiera de los que hay en España. Hablaré de ello otro día. El problema es que vivir de otra manera te limita en tu trato con los demás. Nosotros intentamos, en la medida de lo posible y asumiendo el lujo de ser blancos, vivir como la mayoría de la población. Tampoco nos pasamos y tenemos luz, agua, baño, cocina y unas condiciones dignas!!! Vinimos para vivir así y en ello estamos, con la sonrisa puesta.

      África se puede vivir como uno quiera. Si realmente te apetece, la experiencia es muy recomendable. Incluso los safaris, uno los puede hacer a pie y con sólo un guía… o con una comitiva detrás a todo trapo. Son las contradicciones de este mundo.

      También tenemos la limitación del presupuesto. Es un año sin ingresar un duro y hay que andar con ojo, pero de momento no hay problemas en el horizonte. Está todo bajo control. Es increíble reconocer que te sobra casi todo de lo que tenemos allí…

      Los caprichos existen, pero son caros. Cerca de casa hay un gran hotel, con piscina –gratis para los voluntarios- y con pizza y filetes y marisco… pero frecuentarlo demasiado genera barreras con la gente. No sé, quizá desde fuera se ve que es complicado vivir aquí -y a veces lo es-, pero sobre todo muy muy distinto. África te lleva al límite muchas veces y eso ayuda a conocerte. Tu espíritu de superación está a prueba de forma constante… aunque insisto, siempre tienes la posibilidad de darte un buen baño y comerte una langosta si estás harto del día a día. Nosotros tenemos esa posibilidad y a veces la elegimos, con vergüenza, pero lo hacemos.

      Y sí, lo de la corrupción es escandaloso y sé que no sólo es aquí sino que es una constante en muchos lugares, pero en los países pobres es realmente doloroso, como dices. Cuando ves la riqueza natural que hay… y piensas en cuantas cosas se quedan por el camino, porque se lo llevan los extranjeros o se queda en manos de caciques o politicuchos. Es indignante.

      Me alegra saberte ahí. Un beso fuerte y sí, veré tu blog, a ver si me entran escalofríos para pasar estas horas de calor… Mil gracias.

  4. Laura dice:

    Dejando a un lado la corrupción, lo que me parece genial es que usen el teatro para llegar a la gente, si lo hacen bien seguro que les remueve algo por dentro y se van entregando a la causa…otra cosa es si el humor es lo más indicado para tratar un tema tan serio :S
    aunque reirse de si mismo tampoco viene mal de vez en cuando
    Besos Angel

    • angel gonzalo dice:

      Si, la verdad es que lo de reirse de uno mismo esta guay… pero no se si es lo mas adecuado en estas circunstancias. El tema de los sobornos y de lo servicios publicos e indignante. Este mismo fin de semana, en la frontera con Togo, nos pedian un “regalito” para dejarnos pasar… tanto los guardias togoleses como los ghaneses… No es serio. No pagamos y tuvimos que esperar. Son pequenyos detalles, pero hace que la gente no tenga confianza en las instituciones. En cuanto a usar el teatro para llegar a la gente, en Radio Ada lo hacemos. Buena parte de la programacion esta compuesta de dramas, novelas radiadas o como se lllame en Espanya. Algun dia hablare de ello en profundidad porque es alucinante como la gente entiende mas este lenguaje que el de las noticias. En los propios talleres de formacion utilizamo metaforas, describimos los sonidos utilizando las voces de la naturaleza… no se, muy enriquecedor… Un beso muy fuerte y mil gracias por pasar por aqui!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s