Contrastes salvajes en Acra y alrededores

Acra es una gran ciudad de África Occidental en la que viven más de cuatro millones y medio de personas; un tercio de ellas, hacinadas en barriadas sin servicios mínimos, donde la electricidad llega gracias a cables empalmados y donde las casas son infraviviendas que se caen al primer soplido del lobo, como en el cuento.

En esta ocasión, el soplido vino en forma de inundaciones los pasados 26 y 27 de octubre. Las lluvias tropicales de esos días arrasaron numerosos hogares, 14 personas perdieron la vida, centenares sufrieron heridas y muchas más se quedaron sin un lugar donde pasar la noche. Por si fuera poco, las escasas condiciones de salubridad desataron un brote de cólera que se ha extendido como la pólvora entre la población más pobre.

Cara y cruz

El clima tropical asfixiante, el aire viciado por el tráfico, el olor que desprenden las aguas residuales y el bullicio de miles de personas en la calle buscándose la vida convierten a la capital de Ghana en una ciudad poco agradable a primera vista.

Sin embargo, Acra también es una ciudad divertida, vibrante y canalla, abierta hasta el amanecer, con un toque bohemio que la convierte en seductora. Como ocurre casi siempre, sólo hay que saber buscar, tener paciencia y hacerse acompañar de buena gente.

Cuando el sol se mete en su cuna, cada tarde poco antes de las 6 pm, la ciudad se transforma. La noche oculta su decrepitud y las calles se convierten en lugares de fiesta improvisados. El murmullo de la gente deja paso a los decibelios de los altavoces instalados en cada esquina. Donde antes había sofás en venta ahora hay un escenario con instrumentos, donde antes había una tienda ahora hay un restaurante, donde antes no había más que calzada, ahora hay un club de reggae, highlife o cualquier género que incluya percusión, baile y desenfreno. En los cuatro puntos cardinales de Acra, incluidas algunas de sus playas, hay lugares donde disfrutar de la música en vivo.

Una oveja descarriada

Era nuestra primera visita oficial a Acra, después de dos viajes relámpago en busca de aceite de oliva y conexión a Internet. Ahora, iba en serio.

Tomamos el tro-tro en Ada Foah el viernes a las 8:30 am, sin apenas esperar en la cuneta. Además, me ofrecieron el asiento preferente, de copiloto. Sin embargo, una vez que estaba sentado, descubrí que compartía espacio con Louis, un pastor evangélico –de 20 años- que debe encontrarse entre las cinco personas más pesadas del mundo y entre las tres de África. Sin duda, el campeón plomizo de Ghana.

Fueron casi tres horas de viaje disertando sobre si prefería el Nuevo o el Antiguo Testamento, sobre quién era el mejor evangelista –él apostaba por Lucas-, qué pasaje de la Biblia era más revelador –llevaba una versión descargada en su Blackberry-, si la virgen María era adorada en España o no, si el mal acechaba en cada esquina… todo ello aderezado con sermones, música gospel –también en su móvil- y demás material litúrgico. Llevaba la oficina encima. No en vano, acababa de hacer el trayecto inverso Acra-Ada, apenas unas horas antes, para visitar varias escuelas y llevar a cabo su misión religiosa.

Ante mis monosílabos y ciertas muestras evidentes de desinterés, Louis echó una cabezadita en mi hombro, entre risas de Elena y Alicia, espectadoras en la fila de atrás.

Embajada de España

Las embajadas son lugares curiosos y sentí cierta emoción al pisar la española, situada en uno de los barrios más exclusivos de Acra, como la mayoría, muy lejos de la realidad que describía al principio de este post. Aquí hay zonas ajardinadas, supermercados propios, limpieza en las calles -¡papeleras!-, vehículos caros, seguridad privada…

Desde primeros de octubre, cuando aún estaba en Madrid, he escrito en varias ocasiones a esta Embajada preguntando por los trámites para votar en las Elecciones del 20N. Correos no me permitía hacerlo con tanta antelación en España y confiaba en poder ejercer este derecho en Acra.

La Embajada no contestó a este requerimiento y cuando me encontré delante de la ventanilla, la respuesta fue: “tu solicitud se habrá traspapelado… se te ha pasado el plazo… pero, en cualquier caso, no te preocupes, las papeletas no han llegado, por lo que nosotros tampoco podremos votar. Aún así, la Embajada abrirá tres días, por si acaso”.

Otras dudas sobre nuestra estancia, una queja sobre un hotel en Ada y algunos otros asuntos fueron despachados de igual manera.

Al final, un chico ghanés que trabaja allí nos dio algunas pistas sobre cómo regularizar nuestra situación administrativa, aunque algunas de las informaciones no coincidían con las expresadas por la misma Embajada anteriormente.

Qué quieren que les diga, la emoción que llevaba al entrar se me fue al instante… aunque una cosa sí es cierta: estaba en casa. Algunos tópicos del funcionariado se repiten allá donde vayas –por supuesto, hay personas que trabajan en la administración con dedicación y eficiencia, y cualquier generalidad es injusta por su parcialidad, pero ejemplos como este no ayudan a lavar su imagen-.

Amnistía en Ghana

Elena y Alicia, junto a Winfred –nuestro amigo rasta a quien presenté en el anterior post, se unió al grupo cuando abandonamos la Embajada –allí las personas locales tienen restringido el acceso y no son muy bien recibidas. Ya saben como la vieja Europa trata a los extranjeros sin mucho dinero que quieren cruzar su frontera- y decidieron visitar los mercados de artesanía de la ciudad.

Por mi parte, como el día iba de nostalgias, aproveché que estaba en Acra para ir a la sede de Amnistía Internacional.

Para seguir con la tradición, pulsé dos veces el timbre. Y nadie me abrió… ¡estaba estropeado! Así que, con la confianza que da saberse en casa -ahora de verdad-, crucé el umbral y me deslicé por los pasillos de la humilde oficina en el barrio de Kokomlemle. Me encontré con Frank, responsable de campañas -a quien había conocido en Londres en enero pasado-, y saludé a Julia, que se encargaba de la administración. El director, Lawrence, estaba de viaje.

Las mismas camisetas, los mismos folletos, recortes de periódicos, informes anuales y una batería de propuestas para que echara un cable.

Pensé en mis compas de Madrid y en tantas tardes de viernes compartidas con Jesús y con Andrés, y con las Acciones Urgentes, que tantas vidas salvan, quemando la ensobradora en la habitación del fondo.

Anochece en Acra

Poco después, me junté con Winfred y las chicas para ver la puesta de sol. Cruzamos a pie uno de los barrios populares y pudimos ver sin paños calientes el rostro más agudo de la pobreza.

Sin apenas tiempo de recuperarnos, desembocamos en un spot –bar local- destartalado, situado sobre un pequeño acantilado, donde se divisa toda la magia de Acra, incluso su orgullosa plaza de la independencia en el horizonte. La cabeza me daba vueltas con tanto contraste, pero empezaron a sonar los tambores y me entregué a la primera cerveza. Empezaba otra noche especial en Ghana.

En un lugar de las afueras –poligonero y vulgar a la luz del día- cenamos con las manos la mejor tilapia  y el mejor banku que hemos probado hasta ahora. Entramos de lleno a celebrar que estábamos en Ghana y que hacíamos realidad uno de nuestros sueños.

Kokrobite Beach

Las mañanas en el trópico son horribles cuando no se madruga. Es desagradable levantarse empapado en sudor de la cama y salir a la calle para descubrir que te abrasa un sol de justicia. Huimos rumbo a una de las playas más conocidas, Kokrobite, punto de encuentro de personal humanitario y expatriado, 25 km al oeste.

Tras varios cambios de tro-tro y taxis compartidos llegamos a nuestro destino. Es la primera vez en este tiempo que estamos en un lugar con más blancos que personas locales. Impresiona el cambio.

Allí había langosta –unos nueve euros tres al grill-, cócteles internacionales, vinos de calidad –corrijo mi anterior post: Terminator de cartón es vino uruguayo y no argentino-. Otra cara de África, la más turística.

Y como ocurre siempre que vemos esta otra cara, en cualquier lugar del mundo, asoma la lacra del turismo sexual. Blancos y blancas -en ocasiones, de cierta edad- gozando de cuerpos jóvenes de personas locales a cambio de una compensación más o menos disimulada. Qué vergüenza.

PD 1. Berlusconi ha renunciado. Pero no le han sacado del gobierno las urnas, ni la corrupción ni los escándalos bunga-bunga. Ha sido la economía.

PD 2. El 20N seguiré la jornada electoral a través de RTVE. Espero que quienes nos gobiernen a partir de entonces mantengan la apuesta por la información pública independiente y respeten a los profesionales que han convertido la Corporación en un ejemplo de periodismo. Los recuerdos del pasado -y lo que ocurre hoy en algunas cadenas autonómicas-  me hacen sentir temor.

Anuncios

14 comentarios on “Contrastes salvajes en Acra y alrededores”

  1. Mario Antón Muñoz dice:

    Sí señor la verdad es que es muy bonito lo que estás haciendo por allí. Si te sirve de motivación y aliento, y si me lo permites, le iré enseñando estos blogs a mis alumnos de Bachillerato, para que se vayan dando cuenta de otras realidades y poder debatir sobre diversas cuestiones.
    Salud y sigue mandádome cosas. Un saludo y un abrazo fuerte.

    • Qué grande, Mario, y qué ilusión. Claro que me sirve de motivación y aliento, igual que saber que estás ahí. La verdad es que yo soy un mero testigo de la actualidad, veo, oigo y escribo… quién se juega los cuartos es Elena, que está en un hospital de aquí, y la realidad que ve a diario se las trae… Un abrazo fuerte y duro con los muchachos.

  2. Silvia dice:

    El viernes pasado por la noche, viendo Somalia y Kenia en Buscamundos estuvisteis más que presentes.
    Aunque la situación de Ghana creo que no es tan drástica, las caras de los niños se han quedado en mi retina y os admiro más aún.
    Lo que es un verdadero contraste es lo que muestras con tus palabras y toda la “tonteria” que nos sobra aqui.

    Enhorabuena por la casa, hogar dulce hogar.
    Estamos hablando de la cena de Navidad y se nota vuestra falta.

    Muchos besos a los dos.

    • Hola, colega. Es un gusto saber que ahora miráis las noticias de África con otros ojos, al menos, sólo por eso merece la pena esta experiencia.

      Efectivamente, la situación en Ghana no es comparable a Kenia o Somalia, ya que en Kenia está el campo de refugiados más grande del mundo y las condiciones allí son realmente duras… y Somalia es en estos momentos un estado fallido y se ha declarado una emergencia de proporciones inconmesurables.

      Sin embargo, en Ghana, a pesar de estar mejor en términos macroeconómicos, no deja de haber 3,5 millones de menores que viven en la pobreza y más de 2,2 que lo hacen en la extrema pobreza. La mayoría se concentra en núcleos urbanos como Acra o Kumasi –la otra gran ciudad del país- o la zona del norte, más cercana a la frontera con Burkina Fasso. La pobreza aquí es muy evidente y muy sangrante.

      Me alegro de que estéis con los preparativos de la cena… No hay que perder la tradición… Espero que podáis disfrutar de una fiesta estupenda.. Os echaremos mucho de menos.

      Besos para los tres (si vieras la cantidad de “samuelitos” que hay por aquí… para comérselos, como el tuyo)

  3. Tesa dice:

    Hola, Ángel, gracias por tus respuestas a cómo os ven en el post anterior. Queda, de momento, colmada mi curiosidad.

    Esperemos que no tengáis necesidad de la Embajada a menudo, y en cuanto a lo de votar por correo, parece que hay una “coincidencia” y muchos españoles que residen fuera esta vez no van a poder votar.

    ¿La información pública independiente? miedito me da con lo que ocurra mañana y los ejemplos en otras comunidades.

    Volviendo a Acra. Las diferencias y los contrastes son cada vez más brutales en todo el mundo, pero cuando la pobreza es absoluta resulta todavía más obsceno.

    La noche, los amigos, la música están ahí para desdibujar esos contraste .

    Ah, lo del evangelista, genial. Me he reído imaginándote.

    Un beso, Ángel

    • Hola, compañera:

      Hoy es mañana de resaca electoral… la verdad es que los resultados, en mitad del trópico, han sido un jarro de agua fría sin ningún efecto refrescante… más bien me han dejado congelado.

      Esperaremos acontecimientos.

      Un beso fuerte

  4. Andrés dice:

    Hola Compañero, la foto de la calle de la barriada popular, esa sinfonía de azules con toques naranjas tiene un cuadro. Como autor de la fotografia te pido permiso para un posible óleo. Está llena de curiosidades. Aparte de las antenas parabólicas sobre los tejados de chapa y los postes de la luz reaprovechados como sostén de ropa tendida, está por ejemplo la mujer de la derecha sentada sobre una banqueta dónde en una primera impresión se lee “vida”.

    Un abrazo, Andrés

    • Adelante, compañero, qué ilusión, Andrés.

      Por supuesto que puedes utilizarla… la pena es no tener más banda en Internet para hacértela llegar en mayor calidad… La luz aquí estropea todas las fotografías, las quema a cualquier hora, salvo justo antes de atardecer… si uno está listo y se encuentra en el lugar adecuado… puede captar el momento…

      Y sí, la vida aquí se ve a borbotones. Hay gente en las calles a todas horas. Nadie aguanta en su casa por el calor sofocante y desde que amanece, poco antes de las 6 am, se escucha el despertar de los animales, el trasiego de las mujeres cocinando, los niños camino de la escuela -los de mi comunidad andan no menos de 4 km para llegar a clase-…

      En fin, humanidad en estado puro.

      Un abrazo

  5. Chema Caballeor dice:

    Ángel, me llamo Chema Caballero y sigo un poco lo que pasa en África. Estoy leyendo tu blog desde que lo iniciaste. Voy a estar en Accra del 24 al 28 de noviembre, dentro de dos días. he pensado que a lo mejor podríamos vernos allí

    • Hola, Chema, te he escrito un mensaje a tu cuenta de gmail con mi número.

      Tú eres una referencia en África, llevas toda la vida trabajando codo con codo con las personas que más sufren en este continente.

      Yo soy un recién llegado, un mero aficionado.

      Encantado de poder encontrarte en Acra, si tienes hueco.

      Un abrazo y mil gracias por pasar por aquí. Sigo tu trabajo desde hace años y te admiro mucho.

    • Hola, Chema, te escribí ayer de nuevo. Te hacía en Sierra Leona así que me imagino que tendrás problemas de conexión a Internet, como yo.

      Hoy miércoles 23 y mañana jueves 24 puedo desplazarme a Acra sin problemas (vivo a 3 horas de distancia, en la localidad de Ada). El viernes 25 viajo a Ho (capital de la región del Volta) y no regresaré hasta el domingo 27. Por tanto podría verte también el lunes 28, dependiendo de tus huecos.

      Estos son mis datos de contacto:

      Ángel Gonzalo
      angonzalo@yahoo.es
      +233 (0) 202 426 884
      @trompikonio

  6. PelaRepor dice:

    Hola Angelillo, se te echa de menos, tío. Yo también estoy de resaca electoral… pero he visto que ya hay vuelos directos a Ghana, algo más baratos, y eso me ha alegrado. Todo se andará… Un abrazo fuerte y besos a la Peladina.

    • Yo también te echo mucho de menos. Me alegro de que sigas con la idea de venir.

      Estoy convencido que a mis compas de la radio les encantará conocerte, además de a nosotros recibirte, por descontado. Vete preparando una charla sobre cómo haces periodismo allí o cómo te gustaría hacerlo, e incluso piensa en la posibilidad de mostrar alguno de tus trabajos o alguno de los documentales/videos que has preparado en este tiempo. Apenas hay periodistas occidentales que pasen por aquí y la visión de fuera siempre enriquece y ayuda a mejorar.

      Ten en cuenta que el África que vas a ver no es el África de los grandes parques naturales, la fauna salvaje ni las playas paradisíacas. Aquí hay un África más cotidiana, más pobre, más humana.

      Y sí, también podremos hacer algo de turismo -este país también tiene lugares sorprendentes-, pero sobre todo me gustaría compartir contigo parte de nuestra rutina diaria y del trabajo en las comunidades. Es lo que convierte esta experiencia en algo realmente excepcional… y en algo que luego podrás transmitir a Leo.

      Un abrazo, colega. Gracias por estar ahí.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s