Muchas incertidumbres y una certeza

Vivir en África es un sueño largamente postergado, con todos los clichés y estereotipos que uno aprende desde la infancia: aventura, atardeceres, fauna salvaje, rituales ancestrales… Pero como no es lo mismo soñarlo que vivirlo, aquí estamos, a trompikones, y a escasos días de viajar a Ghana, con la mochila repleta de ideas, algunos libros -benditos e-books-… y muchas, muchísimas, incluso demasiadas incertidumbres (también me llevo las botas de fútbol, claro, que para algo somos campeones del mundo).

A priori suena muy romántico y no somos los primeros en hacerlo: ponerlo todo patas arriba –casa, vida, amigos, familia, rutinas, militancias…- y pasar un año sabático en algún lugar remoto del mundo.

Hemos elegido la ciudad de Ada, en la desembocadura del río Volta, en África Occidental. Buscábamos un lugar de África -sí, el continente ya nos había seducido antes- donde la lengua oficial fuera el inglés para medio defendernos, la situación política más o menos tranquila para evitar angustias y, sobre todo, un lugar donde hubiera algún proyecto que nos sedujera lo bastante como para implicarnos hasta las trancas sin cobrar un duro. El hospital de Ada y la radio comunitaria de la zona cumplían los requisitos.

Los papeles

En el mes de junio comenzamos las gestiones para conseguir el visado. Para lograrlo el primer requisito es conseguir unacarta de invitación. Y después, todos los demás papeles: billetes de avión de ida y vuelta, pasaporte con validez mínima de seis meses, cartilla de vacunación actualizada, certificado de penales -si procede, que no es el caso-, copia de justificante de hotel, referencias de dos personas en Ghana… y otros documentos, algunos por partida cuádruple.

Esta carta me ha hecho sentir como el coronel de García Márquez, aquel que no tenía quién le escribiera… Sin embargo, tres meses después de mi solicitud, la carta llegó. Menuda alegría. La primera prueba física de que había alguien al otro lado, que era bien recibido y que tendría algo útil que hacer en mi año sabático. También fue la constatación de que un periodista sirve para algo, incluso fuera de su entorno.

El siguiente paso parecía más sencillo: cumplía los requisitos y podía, pues, comenzar a tramitar mi visado y en cuatro días hábiles tenerlo conmigo. Pues no: las gestiones siguen su curso y estamos a menos de dos semanas de embarcar rumbo a Acra… y sólo he conseguido un buen puñado de nuevas canas para mi de por sí gris cabellera.

Durante la espera debes acostumbrarte a no saber si te van a dejar entrar en el país -un funcionario del cual dependen nuestros papeles nos contó sus penas maritales para justificar que no podía realizar su trabajo mientras los formularios de admisión dormían el sueño de los justos en su escritorio -, a no tener ni pajolera idea de dónde vas a dormir -la primera idea fue una palapa a la orilla del océano Atlántico-, a comprender que cualquier presupuesto, si tiene parecido con la realidad, es pura coincidencia; y a pagar billetes de avión que no sabes si vas a poder utilizar -uff, mojar el dedo índice y preguntarle al viento cuándo será buen día para regresar en un año tiene su aquel-. Intento no preocuparme pero es difícil sobrevivir a esta sensación: incertidumbre en estado puro.

El tiempo

En España llevo más de 15 años trabajando con fechas límite de entrega, además de otros 20 estudiando, lo que significa que estoy educado en rutinas y en horarios. Esta concepción del tiempo es el primero de mis choques culturales con África. Es difícil ponerse en el lugar del otro, pero tienes que hacerlo para que la desesperación no acabe contigo. Yo estoy acostumbrado a consultar el correo electrónico varias veces al día, a llamar por teléfono otras tantas, a cumplir los plazos so pena de bronca y a otras tantas historias parecidas. Pues bien nada de eso ocurre en Ada. Allí la cobertura de Internet es limitada, el tiempo no se mide en segundos y las prioridadesson distintas.

Francamente, ¿quién soy yo para atosigar a nadie con mis dichosos plazos? ¿un obroni bienintencionado que quiere vivir en África? Me imagino que mis interlocutores en la radio estarán más preocupados de que funcione la antena para emitir, de conseguir recursos para que los programas salgan adelante o de lograr invitados o la mejor información para seducir a su audiencia. Ni que decir tiene lo que pensarán en el hospital ni las prioridades que tendrán que atender, siendo el único del distrito y teniendo que dar servicio a cientos de personas cada día.

Cuesta aceptarlo, porque uno desordena su vida para dar un año por los demás -¿o será por uno mismo?-, y esa es otra de las lecciones… ¡basta ya de egocentrismos! Al fin y al cabo somos unos privilegiados que nos vamos a África para huir de un modo de vida que no nos gusta por individualista, deshumanizado y materialista -y al que probablemente regresaremos-.

Las cosas no funcionan como uno quiere, sino como llevan funcionando desde quién sabe -y a quién le preocupa- cuándo. Y no es buena actitud que llegue otro y quiera cambiar el modus operandi. Además, si soy sincero, en la reciprocidad salgo ghanando.

Muchos de los subsaharianos que piden papeles en las embajadas europeas ni siquiera son recibidos y no me imagino a ningún periodista africano solicitando una carta de invitación en ninguna radio española… ni recibiendo como contestación la misma palabra que yo: bienvenido.

Y es más, la mayoría de los que quieren salir de su país para llegar al nuestro tienen que jugarse la vida en el Atlántico, hacinados a bordo de unas pateras que no aguantan una tormenta ni una travesía tan larga y previo pago de un dinero que ni ellos ni su familia tienen, y por el que quedan endeudados de por vida. Bienvenida sea entonces esta ración de incertidumbre. Ya estamos en marcha… con la certeza de que todo, al final, saldrá bien.

Anuncios

24 comentarios on “Muchas incertidumbres y una certeza”

  1. Neus dice:

    Upsss!!!! como se me ha revuelto el estómago al leer tu publicación!!! Cuantos recuerdos!!! cuantas sensaciones!!! parece que lo hubiese escrito yo hace año y medio (aunque no tan bien…), la incertidumbre es la palabra mejor para definir el inicio de tal aventura…. NO sabes la envidia que me dais, yo me iría con vosotros (si pudiese, jejejej)
    Sólo desearos, tanto por mi parte como por la de Jimmie que todo os vaya genial, tanto como a mi o incluso mejor ( y no estoy hablando de mellizos, jejje).
    Enhorabuena amigos, lo habéis conseguido, al final vivireis lo que muchos desean y pocos hacen…. la verdad hay que ser valientes para dejarlo todo, pero vale la pena 100%, a la vuelta todo sabe mejor (una cena con amigos, una ducha, el jamón, el vino, etc…)

    A disfrutar!!!

    Besos!!!

    • ángel gonzalo dice:

      Qué grande Neus, qué recuerdos. Tú nos metiste el veneno en el cuerpo…. ¿Y si volvemos con un amiguito para África? Ojalá tu experiencia nos ayude… Mil besos y a la vuelta compartimos otra cena y otros vinos… Recordaré tus consejos. Besotes…

  2. del amó dice:

    eres el mejor, mi amor!!! no tengo palabras.
    Me he emocionado leyendo tu blog. Te quiero

  3. Manuel Sobrino dice:

    Hay que ser muy valiente para afrontar un reto como este. Os deseo todo lo mejor en vuestra aventura. Seguro que aportaréis muchísimo, pero no menos de lo que los ghaneses y ghanesas os aportarán a vosotros. Y es que ya sabes qué pienso yo: ‘I need Africa more than Africa needs me”.

    Tenéis todo lo que hace falta para aprovechar esta oportunidad y, por mal que pudiera salir, sabes que incluso así habrá merecido la pena.

    Gracias por compartir vuestro viaje, os seguiré desde la distancia -aunque quizás no tanta-, la envidia sana -me encantaría vivir algo así- y, sobre todo, la añoranza. Te voy a echar de menos.

    El más grande de los abrazos de quien te admira y te quiere. Buen viaje, compañero.

  4. Lagartito dice:

    Feliz vida nueva, mañana festejamos. Y tremenda idea la del blog, aqui hay un lagartito fan.
    besos,

  5. Eva dice:

    Angel, tú ghanas… Y nos alegramos. Pero te echaremos de menos a raudales.

    Y mira que enterarme de tu blog por el twitter de la casa… Menudo Kapuscinsky clandestino!

    Besos

  6. Rosa dice:

    Dejando comentario! o lo que es lo mismo, pagando prenda para obligarte a seguir escribiendo, para ghanar contigo (aaahhhh)

  7. edu dice:

    En las profundidades del invierno finalmente aprendí que en mi interior habitaba un verano invencible (Albert Camus)

    Feliz verano africano, Angel.

  8. Altair Ayalamih dice:

    Charolito,

    te veré esta noche y quien sabe cuándo te volveré a ver, seguro que te echaré de menos, y cuando vuelvas, espero hacerme otra foto contigo en la cima de alguna montaña.

    Un abrazo!

  9. J dice:

    “Aquí, todo me deja intacto, no abandono nada de mí mismo” dijo Albert Camus. Hay mucha gente que busca un lugar así. Un lugar en el que ser plenamente uno. Un lugar que sea su lugar en el mundo. Hay mucha otra gente que ya dejó de buscarlo, y se acomodó. Y puede que esa conformidad no sea tan mala. En cualquier caso, yo admiro a los que prosiguen la búsqueda. Hay gente que lo hace con insultante seguridad en sí mismo, con arrogancia. Otros, tal vez, lo hacen a trompikones, luchando contra miedos e inseguridades y evitando rendirse ante el miedo a la derrota. Tú eres de estos últimos. Un tipo que nunca ha dejado de buscar, sin olvidar la generosidad y la camaradería, ser él mismo. En la distancia o en la cercanía espero seguir gozando de esa generosidad y esa camaradería, y del ejemplo que suponen para otros trompikonios como yo.
    Abrazos para tí y para Elena, y, para que vayáis practicando el inglés, os dejo con la letra de una canción de Bob Dylan. El tío Bob siempre inspira y está canción siempre me ha llenado de esperanza en los momentos oscuros.

    Forever Young

    May God bless and keep you always
    May your wishes all come true
    May you always do for others
    And let others do for you
    May you build a ladder to the stars
    And climb on every rung
    May you stay forever young
    Forever young, forever young
    May you stay forever young

    May you grow up to be righteous
    May you grow up to be true
    May you always know the truth
    And see the lights surrounding you
    May you always be courageous
    Stand upright and be strong
    May you stay forever young
    Forever young, forever young
    May you stay forever young

    May your hands always be busy
    May your feet always be swift
    May you have a strong foundation
    When the winds of changes shift
    May your heart always be joyful
    May your song always be sung
    May you stay forever young
    Forever young, forever young
    May you stay forever young

    Abrazos y besos para ti y para Elena.

    • ángel gonzalo dice:

      Tú eres un ejemplo de inconformismo. Una de esas personas admirables, de las que saben levantarse cuando vienen mal dadas y perdonar cuando otros nos equivocamos. Uno de esos tipos capaces de mirar de frente a las adversidades y encenderse un pitillo para desafiarlas. Mucha suerte, colega. Os esperamos en Ghana. Mil gracias por tu Amistad.

  10. David y Yeye dice:

    La fiesta de despedida fue la leche. Hemos vuelto cansados (el domingo la siesta fue eterna) pero muy contentos de haberos visto de nuevo. La próxima espero que sea en Ghana. En Ada han tenido suerte de que los hayáis elegido. Os irá muy bien, de eso estamos seguros, porque no os merecéis otra cosa. Todos los que estaban el sábado allí lo demuestran. ¡Qué suerte tuvimos de que fuérais a buscar un vagón para desayunar!

    • ángel gonzalo dice:

      Es un placer conoceros. Mil gracias por venir a Madrid a despedirnos. Ojalá vengáis también a Ghana. Creo que Yeye podría ganarse la vida leyendo la buena ventura. Triunfo total. Qué pasada. Un besazo y hasta pronto!!!

  11. @DHdezG dice:

    Ángel, acabo de enterarme de este cambio en tu vida. Qué valiente y qué envidia me das. Que sepas que seguiré tu blog a la espera de tus impresiones, emociones y noticias. Que tengas mucha suerte y que lo disfrutes a tope.

    Un abrazo 🙂

    • ángel gonzalo dice:

      Muchísimas gracias. A ver qué tal sale todo. Mentiría si dijera que no estoy un poco asustado… pero tengo una ilusión enorme. Estoy expectante por partir este lunes. Me siento un privilegiado. Un abrazo muy fuerte y mil gracias

  12. @Franesco dice:

    Enhorabuena, compañero. Puedes tener la certeza de que sales ghanando. 🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s